síndrome del impostor

Mujer y Luna: un vínculo que nos ayuda a comprender el ciclo femenino

IMG_0587.JPG

El conocer nuestros ciclos nos ayuda a entender que dias debo descansar, crear contenido de marca, socializar, meditar etc, conectarnos es un superpoder para tu marca personal.

El cuerpo de la mujer y el ciclo femenino están conectados con la Luna y la Tierra. La mujer, a través de su ciclo menstrual, transita por las diferentes energías lunares (creciente, llena, menguante y oscura). Estas a su vez se conectan con las diferentes estaciones (primavera, verano, otoño e invierno).

Las cuatro fases del ciclo, las lunas y las estaciones del año

  • Menstruación. Luna Nueva. Invierno

Es la fase reflexiva, la fase oscura por excelencia, la fase del silencio, de la introspección, la de la soledad, la del “ir hacia dentro”. La mujer quiere estar tranquila y la interacción con el exterior incluso puede llegar a ser molesta. Su cuerpo está mucho más sensible, por lo que puede conectar de forma especial con él y con los mensajes que este le transmite. En esta fase la mujer se puede fiar más de su instinto e intuición.

Es un momento propicio para guardar silencio, quietud y meditar. Esto implica darse el tiempo para menstruar, dentro de lo posible. Es aquí donde naturalmente el cuerpo femenino recicla energía. Es decir, busca descanso para reponerse y comenzar con mucha vitalidad la siguiente fase de luna creciente.

  • Pre ovulación. Luna Creciente. Primavera

La semana después de tener la regla coincide con la primavera, con la renovación, con un aumento en la energía física. Es una fase de transición entre la menstruación (oscuridad, invierno) y la ovulación (luz, verano). Por eso, son días idóneos para iniciar proyectos que se materializarán durante la siguiente fase (ovulación).

Hay una alta capacidad analítica, de concentración y de planificación. Impera la fortaleza mental y los pensamientos son más claros. Las emociones están mas estables y la energía vital esta en su punto máximo. Durante la Luna Creciente la mujer necesita menos descanso y está más segura de sí misma. Hay una inclinación por la vida social, por salir a divertirse.

“La preovulación es el mejor momento de nuestro ciclo para empezar proyectos nuevos, para tomar acción, trabajar y lograr resultados”

-Miranda Gray-

  • La ovulación. Luna Llena. Verano

La ovulación es la fase expresiva, sociable, empática y radiante. Hay una mayor capacidad de entrega a aquello que se ama. Es el momento donde la mujer es más fértil, por eso es una fase llena de energía y vitalidad. Es una fase fértil en todos los aspectos: para dar vida a proyectos laborales, personales, familiares…

En estos días, la seguridad en sí misma y la autoestima se incrementan. También hay un mayor impulso sexual.

“Durante la ovulación nuestra sensación de bienestar personal está directamente relacionada con la expresión de nuestros sentimientos de amor, aprecio, gratitud y cariño”

  • Premenstruación. Luna Menguante. Otoño

En esta fase comienza a bajar la energía física. Aparece la necesidad de limpiar y soltar lo que no beneficia. Como los árboles en otoño hacen con sus hojas. Muchas mujeres en esta fase vivencian el famoso síndrome premenstrual.

Son días en los que de nuevo hay una orientación “hacia el interior”. También disminuye la capacidad de concentración y la memoria. Es un momento idóneo para indagar en nuestros deseos, necesidades, miedos… Esta fase es ideal para sanar y avanzar en el proceso de crecimiento personal. El deseo sexual también puede ser más intenso en estos días.

LOS TEMPERAMENTOS

IMG_0565.jpg