Desintoxica tu cuerpo y tu alma.





DESINTOXICA LA MENTE Y EL CUERPO.

Esta forma de comer tiene en cuenta a la persona como un todo (cuerpo, mente y espíritu) y trata de enfocar el proceso de nutrición manejando todas estas variables

Una de las cuestiones que más intentan transmitir los nutricionistas es que las dietas no deberían tener un principio y un final. Lo ideal es buscar un cambio en nuestra alimentación, con el objetivo de aprender a comer más allá de saciar el hambre y buscar con ella beneficios para nuestra salud. Esta es precisamente una de las claves de la alimentación holística.

¿Podemos curar con este tipo de nutrición?

Ante todo lo expuesto, es fácil pensar que se trata de un tipo de alimentación saludable. Y sin duda lo es. Prioriza el consumo de productos naturales, hace un llamamiento a una nutrición variada y equilibrada y tiene en cuenta otros factores también importantes para nuestra salud (factor psicológico, ejercicio, descanso, emociones…).

El problema no viene marcado por este sistema de nutrición en sí, sino por aquellos que tratan de convencernos de que con ella basta para curar ciertas enfermedades. La alimentación holística puede prevenir, cuidar, darnos una ayuda extra muy importante e indispensable para nuestra salud, pero hay ciertas patologías que necesitan de la medicina y no podemos renunciar a ella.

Por ejemplo, con ayuda de un profesional especializado en nutrición y tomando las herramientas que nos proporciona esta alimentación holística podemos ayudar al organismo en casos de hipertensión, colesterol, diabetes, migrañas… Esto es algo bastante habitual e incluso necesario, ya que nutrición y salud están estrechamente relacionadas y una no puede ir de manera independiente de la otra.

Sin embargo, no podemos rechazar la medicina, imprescindible para alcanzar lacuración. No podemos pretender curarnos solo comiendo sano y teniendo en cuenta nuestras emociones, es algo que no está amparado por la ciencia.