Manejo del tiempo.

Para ello, se requiere planificación, paciencia y mucha disciplina. Si estás motivado pero dudas por dónde empezar, ¡no tengas miedo! Aquí recopilamos una lista de los 12 mejores consejos de gestión del tiempo para ayudarte a comenzar. EL TIEMPO ES DINERO.


01. Establece objetivos claros


Al momento de crear tu plan de negocios, te recomendamos considerar dos aspectos muy importantes: diseñar una línea de tiempo y establecer objetivos. Si bien el diseño de una línea de tiempo te dará una idea de cuánto tiempo te llevará alcanzar lo que buscas, el hecho de establecer tus objetivos te permitirá concentrar tu energía en lo que realmente quieres lograr. Estas dos acciones te harán mas productivo y te permitirán planificar tu tiempo de manera eficaz. Piensa paralelamente en tus en tus planes y objetivos a largo plazo, así como en tu organigrama a corto plazo. Dedica media hora de tu rutina matinal para repasar tus tareas diarias. Ponte a prueba realizando primero tu tarea más difícil para sacártela de encima lo antes posible.


02. Crea una rutina


Al igual que cuando haces una tabla de ejercicio semanal, cuanto más te acostumbres a tu rutina, más fácil será todo. Crea una rutina diaria que sea funcional para ti y trata de cumplirla con responsabilidad. No importa si eres una persona matutina o una criatura de la noche: ármate un plan de tareas que puedas cumplir, que te permita ser más productivo y que lo puedas mantener durante toda la semana. ¡Está comprobado!: tu cuerpo responde naturalmente a la conducta repetitiva.  ¡En poco tiempo verás los resultados!

03. Evita las distracciones


La vida está llena de maravillosas distracciones. Tu programa favorito de TV, tu mascota, los mensajes de texto, Facebook y podríamos seguir años. Pero si quieres hacer bien el trabajo, la planificación es lo que te va a ayudar. Nuestro consejo para principiantes es que deben convencerse que de que el tiempo programado en el plan está 100% dedicado a hacer el trabajo. Cierren todas las pestañas del navegador, alejen sus teléfonos (y siléncienlos). Hay personas a las que les gusta escuchar música cuando trabajan y hay otras que disfrutan de una sesión de meditación para ayudarse en la concentración. Si trabajas en un espacio público o en casa, es clave hallar un sitio tranquilo donde te sientas cómodo para ponerte a trabajar.

04. Deja un margen de tiempo entre las tareas


No se trata de convertirse en una máquina de trabajo. Sería increíble, sí, pero no sirve. Ninguna exageración es buena. El cerebro humano puede concentrarse durante unos 90 minutos así que es vital dar a tu cuerpo y mente un descanso. Esto es igualmente de importante para la productividad que cumplir la rutina. Puedes estirar las piernas durante 20 minutos, comer algo no muy pesado o cepillar al gato. Da igual. Lo importante es que te tomes un tiempo para ti mismo para permitirte mejorar la concentración. Si te relajas, rindes más. Aprende a identificar cuándo necesitas un descanso.



05. Valora tus horas de sueño


El ser humano promedio necesita alrededor de ocho horas de sueño para que su cuerpo y mente funcionen de la mejor forma. Según investigaciones de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pensilvania, las personas que tienen hábitos de sueño saludable son más sanas y productivas y están menos estresadas. Lo que ocurre es que cuando trabajas, tu cerebro acumula una gran cantidad de información que recoge a lo largo de su día. Y cuando duermes, el cerebro cambia al modo de procesamiento, tomando toda la información recopilada y organizándola de manera de hallarle algún sentido a todo. ¡Hasta tu mente conoce el valor de la organización, Escucha a tu cuerpo y respeta la cantidad de horas de sueño que necesitas. Además, piensa que tus amigos te prefieren más humano que zombi.

06. Mantente saludable


¿A quién no le gusta la pizza o los entremeses? ¡Todos tenemos derecho a estos placeres! Pero internamente sabemos bien que no son las opciones más saludables. Mantener sano tu cuerpo es muy importante para tu bienestar.


Consumir demasiado